sábado, 12 de marzo de 2011

VIENA, SEGUNDO DIA

En este segundo dia en Viena vamos a ver lo que se conoce como "La Viena Imperial". Siguiendo las huellas de la antigua monarquía de los Habsburgo, visitando los impresionantes palacios barrocos Schönbrunn y Belvedere, el Palacio Imperial (Hofburg), antiguo centro de control del gigantesco reino, y paseando por la señorial avenida Ringstrasse. Recorriendo los mejores lugares para transportarse en el tiempo hasta los tiempos de los Emperadores.

Comenzamos nuestra visita por la  Stephanplatz para admirar de nuevo la Catedral (Stephansdom) y seguimos hacia la Rotenthurmstrasse donde podemos admirar el famoso RELOJ ANKER (Ankeruhr) o reloj de ancla. Se trata de un hermoso reloj que se construyó entre 1911 y 1917 siguiendo los planos de un pintor llamado Franz von Matsch Podemos verlo en la vieja plaza vienesa Hoher Markt y representa un típico diseño de estilo Art Noveau. Este reloj forma un puente entre dos artes de un mismo edificio, el Anker Insurance Company, y está adornado con mosaicos decorados. En el transcurso de 12 horas hay doce figuras históricas o pares de figuras que se mueven cruzando el puente. Entre estas figuras hay algunas conocidas como el príncipe Eugenio de Saboya, la emperatriz María teresa o Joseph Haydn. Cada día al mediodía hay un desfile de todas las figuras acompañadas por música de varias épocas. Es un bonito espectáculo turístico.



Nos acercamos a la IGLESIA DE SAN RUPERTO (Ruprechtkirsche), que es la iglesia mas antigua de Viena. fundada a principios del siglo IX, conserva vidrieras del Romanico. En la actualidad pertenece a la orden de los Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalén.



Bajamos ahora hasta la IGLESIA DE LOS JESUITAS (Jesuitenkirche). Conocida también como la iglesia de la Universidad, la iglesia de los Jesuitas fue construida por los jesuitas entre 1627 y 1631. Sin duda lo que mas nos llama la atencion es el interior.


Volvemos hacia la Stephanplatz y seguimos hacia la Kolhmarkt donde hallamos el MONUMENTO O COLUNMA DE LA PESTE (Petsäule). Se encuetra en el Graben, una de las calles principales del centro de Viena, a solo unos pasos de la Catedras de San Esteban. Esta columna fue erigida por Leopoldo I como promesa al terminar la plaga de peste de 1679. La columna final se inauguró en 1693.


Y por ultimo antes de empezr nuestra "visita imperial" nos acercamos a la IGLESIA DE SAN PEDRO (Peterskirche). Esta iglesia, que constituye uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura religiosa barroca del centro histórico de Viena, es en realidad mucho más antigua. Se dice que fue el propio Carlomagno quien la fundó en el año 792 (sería la iglesia más antigua de Viena), aunque no queda nada de aquella primera iglesia. La actual iglesia de San Pedro (Peterskirche), de estilo barroco, fue construida entre 1703 y 1715. Exteriormente destaca su cúpula y las dos torres inclinadas hacia la misma. En su interior, de planta central elíptica, destaca la majestuosa cúpula y el revestimiento de estucos dorados y ocres, además de sus interesantes frescos y retablos.


Ahora si vamos a comenzr nuestra visita a la viena imperial recorriendo sus principales palacios.
Nos acercamos a la RINGSTRASSE, la avenida mas susntuosa de viena, donde encontramos los escenarios de la antigua monarquia del Danubio. En 1857 se redujo la muralla de la ciudad con sus bastiones y en los años siguientes se construyó esta amplia avenida alrededor del centro histórico de la ciudad con edificios públicos representativos, palacios privados, plazas y parques, monumentos y elegantes cafés. Destaca EL DEMEL, una de las pastelerias mas famosas de toda Viena y de toda Austria. Demel no es sólo una antigua confitería (por cierto, proveedora oficial de los emperadores Francisco José y Sissi) sino también cafetería, tienda y restaurante. Todo en uno, pero perfectamente diferenciado.





La residencia imperial de la dinastía de los Habsburgo es sin duda el atractivo mas importante de la capital austriaca. El HOFBURG fue durante casi 700 años el símbolo de los Habsburgo. A la fortificación medieval original cada monarca le añadió una pieza, de modo que el resultado es una mezcla de estilos que lo convierten en un laberinto.
Construido a finales del siglo XIII bajo el reinado del emperador Rodolfo I, el palacio es una construcción de gran envergadura que cuenta con numerosos espacios en donde el lujo y la opulencia son los grandes protagonista.



Así es como cuenta con numerosos espacios entre ellos, los famosos aposentos imperiales. Para sumergirse en la vida cotidiana de los monarcas sólo hay que descubrir estas habitaciones pues allí convivieron el emperador Francisco José, Elisabeth y sus hijos además de la corte.
Así es como estas salas fueron testigo de las decisiones políticas más importantes de la historia austriaca así como de la vida privada de la familia imperial.
El lugar es muy amplio y allí podéis visitar las salas para los oficiales imperiales del Estado Mayor, la gran sala de audiencias en donde resalta un cuadro de Peter Krafft, y la sala de conferencias en la que se reunían los ministros y el consejo de la corona. Otro sitio interesante es el despacho del emperador.
La sala de estar y el dormitorio de la esposa de Francisco Jo son otros espacios atractivos pues están decorados con objetos lujosos y muebles de época. Lo mismo sucede con uno de los baños en el que se puede apreciar el estilo de entonces.
Más allá de las diferencias entre uno y otro ambiente, todos ellos se caracterizan por un estilo Rococó y disponen de antiguos tapices traídos de Bruselas durante los siglos XVII y XVIII. También hay estufas de porcelana, arañas de cristal de Bohemia y mobiliario Luis XV que data del siglo XIX además de joyas de la corona y objetos litúrgicos de la corte.








Es la hora de comer y nos acercamos al BURGGARTEN, parque muy cercano al Hofburg.  
El Burggarten, concebido según el estilo inglés, constituía los jardines privados del Emperador Francisco José I, marido de la emperatriz Sisi. En 1919, tres años después de la muerte del monarca, el Burggarten se convirtió en un espacio público. Hoy en día, se alza allí la única estatua del emperador, que se erigió en 1957 bajo las directrices de una iniciativa privada. Aquí, en el Burggarten, se encuentra también la CASA DE LAS PALMERAS, una de las construcciones de estilo Art Noveau más hermosas, que construyó siguiendo los planos de Friedrich Ohmann. Este oasis tropical alberga la CASA DE LAS MARIPOSAS, en donde actualmente viven cientos de mariposas exóticas, así como un café restaurante con un ambiente acogedor.



Cerca del Bursggarten se encuentran tres Museos de gran importancia.  El MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DEL ARTE, donde se exponen las obras artitisticas reunidas por los Habsburgo a lo largo de los siglos. El MUSEO DE HISTORIA NATURAL, que posee exposiciones a través de las cuales se puede observar la diversidad de la naturaleza y viajar a través de la historia de nuestro planeta para conocerlo mejor.Y por ultimo el MUSEO ALBERTINA,  que alberga una de las colecciones gráficas más extensas del mundo que consta de más de 65.000 dibujos y alrededor de un millón de grabados.





Cerca de estos museos hallamos La BIBLIOTECA NACIONAL, que es una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo. La Biblioteca Nacional Austriaca tiene más de ocho millones de libros y otros objetos que se exponen, además de en la biblioteca, en el Museo del Papiro y el Museo del Globo Terráqueo, colecciones que la convierten en una de las bibliotecas más importantes del mundo.



Por ultimo uno de los edificios mas simbolicos de Viena, la capital de la musica clasica: El TEATRO DE LA OPERA DE VIENA (staatsoper).  El teatro de la Ópera de Viena es uno de los símbolos de aquella Viena imperial. Lujo y esplendor desde el primer escalón que nos sube hasta el vestíbulo. Sólo llegar a la Ringstrasse y situarte frente a su pórtico ya es algo impresionante, con esas magníficas cinco estatuas de bronce, obra de Julius Hähnel, representativas del heroísmo, la fantasía, el humor, el drama y el amor.



Despues de comer, nos acercamos a la famosa KARSLPLATZ (Plaza de Carlos). La Karlsplatz es una de las plazas más famosas de toda la ciudad. Es uno de los puntos mejor conectados y más visitadas de la ciudad. En la Karlplatz se sitúa la KARLSKIRCHE (Iglesia de San Carlos Borromeo). La entrada al templo son 6 €. Fue construida por Carlos VI al acabarse la peste de 1713. Las 2 columnas trajanas que flanquean la fachada tienen 33 metros de altura y están decoradas con motivos de la vida del Santo. La visita incluye la subida a la cúpula desde donde se tiene una bonita panorámica de la ciudad.Por la noche está iluminada hasta cerca de las 00:00 y es posible sacar unas buenas fotos nocturnas.



En la Karlsplatz encontramos tambien el Resselpark, adornado por numerosos monumentos, ocupa la mayor parte de la plaza y se sitúa en el lado sur. La Evangelische Schule (Escuela Evangelica) y la Technische Universität Wien se sitúan también en la plaza. Está es rodeada por la Karlskirche, que tiene un tanque de agua y una escultura de Henry Moore enfrente, el edificio del MUSEO DE VIENA y el edificio de seguros Winterthur. Separada de la plaza, en el lado Norte se encuentran los edificios de la Wiener Musikverein y el Kunstlerhaus y la Handelsakademie (la Escuela de Negocios).
Para llegar a la Karlsplatz lo mejor es cojer el Metro hasta la parada del mismo nombre. Destacan sin duda alguna LOS PABELLONES DORADOS.


Antes de visitar  otro de los imponentes palacios de Viena , vamos a acercarnos un momentito al NACHSMARKT (Mercado de Viena). El Naschmarkt, también llamado mercado de las golosinas, aunque no se venden solo dulces aquí sino de todo un poco: alimentos, frutas, verduras, queso, fruta, plantas y hermosos tulipanes. Son dos kilómetros de puestos que van desde la Kettenbrückengasse hasta Secession y no ofrecen solo productos austriacos sino de una gran variedad de países por lo cual es el paseo favorito de los gourmets de la capital a la hora de probar otros sabores.




Seguimos ahora si hacia, quiza, el palacio mas bello de Viena, se trata del BELVEDERE. Construido como Palacio de Verano del Principe Eugenio de Saboya, es ahora un museo con una gran colección de pinturas imperiales.
El Palacio Belvedere, ubicado a las afueras de Viena, en realidad consta de dos palacios principales llamados Belvedere Superior y Belvedere Inferior, unidos por un jardín francés, y de un tercer edificio, el Orangery, utilizado originalmente como un invernadero.
La extensiva zona de parques de Belvedere alberga el primer jardín alpino de Europa. En la actualidad tiene más de 4.000 plantas que representan la flora del ecosistema alpino. La mejor época para visitarlo es durante la primavera y comienzos del verano, cuando muchas de las plantas empiezan a florecer. El precio general del Palacio —que incluye todas las atracciones— tiene un precio de 13,50 euros para adultos y de 10,50 y 9,50 para adultos mayores y estudiantes, respectivamente. Menores de 19 no pagan. Por 4 euros se puede tener guías de audio y por 70 euros tours guiados para grupos. El Palacio abre todos los días de 10:00 a 18:00.
El Palacio Belvedere está localizado en el tercer distrito de Viena. Para llegar a la entrada del Belvedere Bajo debes tomar el tranvía 71 hasta la parada Unteres Belvedere. Para el Belvedere Alto puedes tomar la línea U1 del metro (U-Bahn) hasta la parada de Südtirolerplatz o tomar el tranvía D a la parada de Schloss Belvedere




Regresamos y cerca de la zona del Belvedere bajo nos paramos en la plaza de Schwarzenberg (Schwarzenbergplatz), justo detrás de la fuente que conmemora el primer acueducto de Viena, donde se encuentra el MONUMENTO A LA LIBERACION RUSA.
Dicho monumento presenta a un soldado ruso con una bandera, animando a sus camaradas a entrar en acción, seguido de un templete porticado.
Fue levantado por los soviéticos al final de la II Guerra Mundial, en 1945, tras entrar éstos en Viena y liberar a la ciudad de los alemanes.




Cae la noche y que seria de una visita a viena sin contemplar un concierto de musica Clasica.





Viena es una ciudad que exige tranquilidad para visitarla, asi que tomaroslo con calma para conocer bien esta maravillosa ciudad. Se requieren al menos tres dias para conocer todos sus encantos y perderse en su historia. Nosotros solo estuvimos dos dias porque nos surgio una visita a una ciudad cercana de una belleza inigualable, me refiero a Salzburgo, la ciudad de Mozart, sin duda una ciudad de cuento que merecio la pena visitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario